Taberna Juan Belmonte

MENCIÓN ESPECIAL ESTABLECIMIENTO RECOMENDADO 1995. Desaparecido.  “IN VINO VERITAS”

Que hallándose nuestro glorioso Círculo en esta ciudad de Valencia, a día diez y ocho de noviembre, no ha podido sustraerse a la visita de esta bodega, llamada de Belmonte, por si las voces que tanto la mentan como hogar de vinos y atenciones gastronómicas fueran a tener razón. Y que para testimoniarlo, no podemos sino que agarrar asientos y rogar en sus fogones y mostrador que se nos atienda hasta llegada la hora de asentir o denegar si la grande fama que unos pregonan y las recomendaciones que otros reiteran tiene, según nuestro paladar y quijadas, algún fundamento.

Y que a ellos nos debemos para guiar con tino, en la divina ruta de los paladares, a todos los que peregrinan en pos de las excelencias del pellejo, los arroces y el pernil. Que son, aún, muchos los malandrines que sonrojan al pretenderse de oficio venteros o bodegueros sin que, ni siquiera, acierten a orear las carnes o a degollar el cerdo o a escanciar los caldos, y dándoles lo mesmo que sean claros o que sean tintos, y que para qué seguir con tantos malquehaceres. ¡Acabarán en cueros!

Y que conste así este nuestro ánimo, cuando nos sentamos a catar y trinchar en esta casa de Valencia por si hubiera caso de dar aviso a propios y extraños que aquí, invocando el nombre de este Ilustrísimo Círculo, han de libar y yantar a la salud de todos ustedes.

  Que así sea. En el año de 1995

Con mucho respeto y admiración, la Junta Directiva del Círculo Cultural Faroni a D. Manolo Mínguez.

  Juan Belmonte

El torero Juan Belmonte nació en Sevilla 14 abril 1892 y murió en Utrera un 8 de abril 1962 de un tiro en la cabeza. Dicen que inventó el temple. Los intelectuales -poco versados en tauromaquia- se interesaron por este diestro peculiar, buscaron su amistad, interpretaron su arte y consolidaron el mito. La Edad de Oro del Toreo fue la de Joselito y Belmonte, competidores y necesarios. El 16 de octubre de 1913 le dio la alternativa Machaquito en Madrid. Tres faenas excepcionales del arte entraron en la historia de la plaza de Madrid. Muerto Joselito, quedó Belmonte de  dueño de la fiesta y hasta su retirada toreó con mucha irregularidad. En 1924 sólo actuó de rejoneador, pasó largas temporadas en América, permaneció inactivo seis años. El 22 de septiembre del año 34 toreó su última corrida en Madrid. Famoso, rico, ganadero de reses bravas. De carácter esquivo, misógino y amante de las armas, se retiró a su cortijo de Gómez Cardeña en el término de Utrera. Una tarde de abril después de dormir la siesta, se pegó un tiro en la sien.

Era Juan Belmonte.

Anuncios