CONFERENCIA IMPARTIDA EN EL CIRCULO DE BELLAS ARTES DE MADRID CON MOTIVO del CICLO : “ESTO NO ES UNA CRISIS”. MARZO 1993.

El mundo Faroni contiene ingredientes esenciales para sobrevivir a toda la nueva escena:

  • LA SEDUCCIÓN
  • LA INCERTIDUMBRE  
  • LA SIMULACIÓN
  • LA SUPLANTACIÓN
  • LA VERDAD REORIENTADA.

Teorías extensísimas que difícilmente pueden ser explicadas en foros tan amplios.

Hay tipos que reúnen todas estas características; son la galería de los hombres sin escuela, citemos algunos, internacionalmente nos encontramos con el paradigma del faronismo.

Alberto Sordi, ejemplo vivo, con un brillante historial y una carrera plagada de acontecimientos que hicieron moverse al mundo. Sordi representa la esencia del vividor dandy, desprovisto de cualquier verdad por muy cercana que estuviera, “bon vivant” está dentro del santoral de hombres ilustres donde el respeto, la admiración y la generosidad de trato le hacen invulnerable, seductor, cortés, generoso, ingenuo, apóstol de causas perdidas, luchador de la vulgaridad e hijo favorito de la picardía.

(Es el antimacarra, que va desde en nuevo rico con Mercedes hasta el tradicional macarra de barrio)

En el plano nacional nos encontramos con elementos de la más genuina escuela “buscavidas”, cita ilustres contribuyentes como:

 Tony Leblanc, poderoso hombre de negocios, estraperlista, mago, perdedor generoso dándolo todo, que es nada.

 Pepe Isbert, nuestro abuelo, sin él nada se entendería; liante de causas nobles, espejo profundo de nuestro legado cultural, la más genuina de las realizaciones del país.

 Cassen,  lidiador de voluntades, de dudas ; sin él “Plácido” no hubiera existido y nosotros huérfanos de su arte hubiéramos quedado.

Sí, hay hombres y no sólo de fe viven: los Faronis también comen. Nuestros respetos y admiración por todos los platos ibéricos, que desde Lisboa hasta Gandía, desde Gibraltar hasta Pola de Lena, conforman el paisaje más rico de esta Europa italianizada, afrancesada y americanizada tumba de los buenos guisos y que hacen negación del refrán “de buenas cenas están las sepulturas llenas”.

El ánimo por el paisaje es otra máxima de nuestro Círculo, ya el maestro desde su silla recorría lugares remotos, inventaba países, acuñaba nombres de tribus y paraba en lugares de reposo y alterne. “Para conocer hay que joder”  -dice Cela- yo diría más:“Para conocer y joder hay que mover”. El viaje, la ruta, el camino, la estampa, el lecho, el trayecto, la línea, el trato, la cortesía, la distinción y siempre en la cartera un delicado condón.

El viaje es, en definitiva, el paso amigo de la nada al todo. El emprender caminos y conocer personas, animales y plantas es además, una necesidad vital del ser humano. La aventura ya no está en casa. “La aventura es magia pura” de Dacio Gil Monroy, hombre de inigualables pareados, que hoy hacemos un sitio aquí.

Faroni es la sed de vida, emoción, afán, saber, querer, entender y abarcar; estudio, lectura, meditación y siesta. La cultura se esparce por academias de todo el mundo, por lugares remotos y conocidos, en hostales y palacios. Ampliar y ser generosos; compartir e inventar es un privilegio de todos y no nos lo pueden enseñar, ni imponer, ni discutir; es nuestro tesoro, sólo de quien lo explora, lo llama, lo eructa… es capaz de disfrutar. ¡Hacedlo! El afán es el gran afán.

El contraste desde el humilde palacio a la lujosa posada es donde radica la belleza de las cosas, moverse como pez en el agua, en los mejores lugares y en los peores es la situación perfecta para conocer, contrastar y tener siempre una visión general del asunto.

Y de nuestra música ¿qué?, se preguntarán, apostamos, por los nuevos ritmos: el pasodoble, el fado, el bolero, el tango y las rancheras.

  La letra de las canciones y sus autores son un reflejo de toda la cultura del Faronismo musical, en ocasiones alguien repara de quien compone las melodías y pone palabras. Aquí no encontramos con un nuevo concepto de la teoría, donde el autor se esconde siendo el protagonista y el interprete pasa a ser EL Dacio de turno el misterioso simulador que da voz al sentimiento que dicho cantante nunca hubiera imaginado.

Malcom Lockyer y su Orquesta

Avalon,  a través de los Tulipanes. Muy dentro de mi. Quien esta triste. 1929

Pepe Blanco (Quintero, León y Quiroga)

Cocidito madrileno

Carlos Gardel (Santos y Discépolo)

Esta noche me emborracho

Lola Beltrán (J. Antonio Jimenez)

Cuatro Copas

Amalia Rodrigues (popular)

Fado de Malhoa

Eddie Gorme y Los Panchos  (Steve Lawrence)

Fuego bajo tu piel

Bambino ( Gonzalez y Sanchez Peris)

EL reloj..

Y la sobreactuación:

Un Faroni ante todo es un actor, dominando la escena, el ritmo y el tiempo del juego de palabras, la anécdota (siempre irreal), y el don.

Ejemplo de sobreactuación y película donde la suplantación juega una de las principales armas, para llegar a entender la filosofía de Faroni, la tenemos en la película “To be or not to be”, donde una mediocre compañía de teatro llega a representar la mejor de las funciones, dar vida a otro personaje, en una confusión tan exquisita como delirante.

FERNÁNDEZ-PÉREZ-MUELAS

Anuncios