Se supo viejo, definitivamente acabado, empezó a morirse el día que vio arrugadas las mujeres tatuadas en sus brazos.

Vicente Ferrer


Anuncios