Despertó cansado, como todos los días.  

Se sentía como si un tren le hubiese pasado por encima. 

Abrió un ojo y no vio nada. 

Abrió el otro y vio las vías.

Norberto Costa

Anuncios