Al despertar Gregor Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto. Al apreciar que tenía alas no se lo pensó dos veces y sin más dilación se fue al trabajo volando por la ventana, saltándose los semáforos y la Ronda Litoral. Sus superiores quedaron tan gratamente sorprendidos por su puntualidad que fue declarado Trabajador del Mes en un acto solemne -con la asistencia de toda su familia y de las principales personalidades de la vida económica y cultural de la ciudad- en el cual el Presidente en persona le colocó el pin de la empresa en medio del tórax, lo  cual le causó -después de una pequeñas convulsiones sin importancia- la muerte de forma incontestables y le preparó a la perfección para ser exhibido en una caja con tapa de vidrio que puede ser visitada, como todos los coleccionistas conocen, de nueve a cinco de la tarde, de lunes a viernes y los primero sábados de cada mes, en el vestíbulo principal de la empresa. Precios reducidos para grupos.

Albert García Elena

Anuncios