¿DE QUIÉN ES LA CUCHILLA DELINCUENTE?
(Traducido del portugués por Ignacio Vázquez, Jefe de Protocolo del Círculo)

Del algarbí, decía el inspector de Correos. El de los seguros piensa que es delmiñeiro. Para el de los juzgados, es pan comido. A cada inspector su olfato y su sospecha. El caso es tremebundo, se trata de saber quién es el dueño de la astuta chucha de las viviendas. El pobre del cartero pena en el ambulatorio con los fondillos mordidos con rabia canina y deshilachados hasta el hueso ilíaco. El tabernero lisboeta de la tasca de la esquina lo sabe todo, o casi, sobre los de las viviendas sociales pentageminadas, cada cual en la suya y con todo diferente; profesión, provincia de origen, color de la puerta, mascota y bebida habitual. El marinero de los transbordadores es miñeiro, y el alentejano bebe chatos de tintorro. Por su trabajo, el tranviario le da al vino con gaseosa. El de Beira vive en la puerta blanca, y la verde, a la derecha de la encarnada, es del que sólo bebe ribeiro. Blanco de crianza bebe el de la puerta de en medio, y la primera puerta es del algarbí, al lado de la azul. El galápago se refugia en la puerta amarilla del de al lado, que es lotero. La cacatúa molesta al vecino que es ordenanza en Las Necesidades, y éste es vecino del que sólo bebe cervecillas. El gato siamés es del enfermero del 115, y el mono del de las montañas del Duero. )Y de quién es la chuchilla delincuente?

Paulo António Neves Blanco

  1. Minhoto: de la provincia del Miño.
  2. Cacilheiros: los transbordadores que van a Cacilhas, en frente de Lisboa.
  3. Ardina e cauteleiro: vendedor de periódicos y de lotería, actividades que van unidas.
  4. Las Necesidades: el palacio del Ministerio de Asuntos Exteriores en Lisboa.
  5. 115: el número telefónico de emergenci

Do algarvio, dizia o dos correios. O dos seguros acha que é do minhoto. Para o da judiciária será canja. Cada inspector sua labuta e seu palpite. O caso é tremendão, coisa de saber do dono da rafeira magana das vivendas. O coitado do carteiro pena no hospício con fundilhos caninamente abocanhados de raiva e esfacelados até o osso ilíaco. O taberneiro alfacinha da tasca da esquina sabe-lo todo, ou quase, sobre os das vivendas sociais pentageminadas, cada um a sua, e tudo diferente: profissão, provincia de origem, cor da portada, bicharada e bebida de costume. O marujo dos cacilheiros é o minhoto, e o alentejano bebe penaltes de tintol. Por via do trabalho, o guarda-freios anda a traçadinhos. O beirão mora na portada branca, e a verde, à direita da vermelha, é do que só bebe verdol. Maduro branco bebe-o o da portada do meio, e a primeira portada é do algarvio, à beira da azul. O cágado foge para a portada amarela do do lado, que é ardina e cauteleiro. A cacatua incomoda o vizinho continuo nas Necessidades, e este é vizinho do que só bebe cervejolas. O bichano siamês é do maqueiro do 115, e o macaco seguim do transmontano.

E de quem é a rafeireca criminosa?

Paulo António Neves Blanco  


Anuncios