Cuando Raúl Gómez regresó a su pueblo de toda la vida, vio todo muy cambiado.

Tanto, que la torre de la iglesia le llegaba apenas a la altura de sus rodillas.

Jorge García Torrego 

Anuncios