“Quince Líneas”

El Libro “Quince Líneas”
Edición Círculo Cultural Faroni

El Círculo Cultural Faroni, un año después de su nacimiento, 1992, creaba el Premio Internacional de Relato Hiperbeve, que, según las bases, premia a la mejor  obra literaria que a él se presente y que no rebase las quince líneas de extensión.

Este libro recoge una selección de 78 relatos hiperbreves provenientes de las tres primeras convocatorias. En el apéndice del libro el lector curioso encontrará un Manifiesto y un declaración de principios -los Fines -de los fundadores del Círculo. Quince Líneas , editorial Tusquets, colección Andanzas 288. Año de su edición 1996. Cómo curiosidad incluye tres relatos inéditos de Faroni –Luis Landero – y un prólogo de este mismo autor, que en la actualidad es Ujier Honorario del Círculo Cultural Faroni.

El Círculo Cultural Faroni nació en 1992 a partir del entusiasmo de un grupo de amigos apasionados de la literatura y que adoptaron el nombre del personaje (a su vez inventado por otro personaje) de la novela Juegos de la edad tardía de Luis Landero. Ejercen como agitadores culturales desde las tertulias o, ahora, desde el espacio virtual con una excelente página web literaria.* Para esta segunda selección de relatos hiperbreveshan considerado más de mil quinientos textos de la procedencia más diversa.

tusquet quince lienas

El Círculo Cultural Faroni nació una tarde de otoño de 1992. Un año después, sus fundadores creaban el Premio Internacional de Relato Hiperbreve, que, según las bases, no deben superar las quince líneas. Este libro recoge una selección de 78 relatos hiperbreves provenientes de las tres primeras convocatorias. Pero ¿quienes forman parte de tan peculiar cenáculo ? ¿cuáles son sus fines ? En apéndice a este libro, el lector curioso encontrará un Manifiesto y una declaración de principios de sus componentes, pero, para abrirle el apetito, aclararemos aquí que este pintoresco Círculo Cultural se inspira en el personaje de Faroni, creado porLuis Landero en su ya clásica novela Juegos de la edad tardía  (Andanzas 102 ). ¿Quién no recuerda a Faroni, ese héroe que brota de los sueños de dos «tipos romos y otoñales», como los define el propio Landero en su Prólogo, quienes, tras incumplir sus quimeras juveniles, intentan recuperar tardíamente, desde la invención y la impostura, sus olvidados afanes?.

            

 
 
Revista de libros Fundación Caja Madrid – Literatura española 44
“Formas mínimas del relato” por SANTOS SANZ VILLANUEVA
Quince líneas. Relatos hiperbrevesTusquets, Barcelona, 1996
VARIOS AUTORES

 

revistadelibros

 

Las formas breves del relato tienen desde hace un tiempo una presencia considerable en nuestras letras, muy superior a lo que podría haberse imaginado unos pocos lustros atrás. Los optimistas ven el fenómeno como un signo indiscutible de recuperación y pujanza, como el comienzo de una  edad  de plata del cuento, género maltratado por todo el mundo en la literatura  española,  desde los autores, que lo han tenido por entretenimiento de fin de  semana, hasta los  lectores, que lo han relegado en beneficio de la narración  caudalosa, pasando por semejantes desatenciones recibidas de parte de los  editores y de los estudiosos.

Los pesimistas, en cambio, ponen en duda que se trate de algo más que de un buen momento circunstancial, determinado por el oportunismo editorial y periodístico y por el dejarse querer de algunos escritores. Como sea, no puede discutirse que hoy despierta interés, que figura en el catálogo de editores pequeños y grandes y que, como signo significativo, un sello prestigioso, Lumen,  ha sacado una colección dedicada al relato corto y a la nouvelle, titulada  expresiva-mente «Pocas palabras».

Otra cosa es si este panorama al parecer favorable tiene en la forma o la  sustancia de los textos algún vigor o novedad. Fernando Valls percibía hace poco  en un amplia antología de cuentos recientes una modernización del género y la  verdad es que no han faltado algunas muestras que indican una alerta sobre unas formas que  han tendido a fosilizarse en los esquemas decimonónicos. Un persistente cultivador del cuento, Luis Mateo Díez, ha hecho alguna incursión, un tanto a modo de exploración de caminos, en desarrollos de muy corta extensión y el modelo que caracteriza al hispanoamericano Augusto Monterroso,  aunque no haya muchas huellas visibles de un influjo directo suyo, sí que cuenta  con el aprecio de la sociedad literaria. Justo en este ámbito de influencia genérica puede inscribirse un libro insólito, Quince líneas, que reúne muestras de  sesenta narradores, la práctica totalidad para mí desconocidos y entre los que  figura el apócrifo Faroni.

Quince líneas surge de una iniciativa curiosa: un concurso de relatos hiperbreves, cuya extensión máxima ha de ser la que indica el título (medida a la que algunos  de los editados no se sujetan), convocado por el Círculo Cultural Faroni. Esta  sociedad madrileña, cuyo manifiesto reproduce el libro, surge al amparo del personaje que lleva ese nombre en la primera novela de Luis Landero, Juegos de la edad tardía, y es fruto de la fabulación de los los protagonistas, Gregorio y  Gil. Se trata de una figura emblemática que resume en su condición imaginaria aspiraciones de idealidad fracasada y quimeras de juventud de sus inventores.

Todo ello lo explica muy bien el propio Landero en un sucinto, jugoso y notable prólogo que ha de tomarse por una convincente poética del novelista. Pero que ha de tenerse también por una guía del impulso del que parten algunos de nuestros novelistas recientes, no entroncados en modelos más o menos de  moda, sino en la tradición clásica de la aproximación cordial a los asuntos universales del hombre. De ahí su importancia. Sin entrar en otros instructivos detalles, reparemos en el retrato moral y sentimental que Landero hace de  Faroni: está formado por materiales de derribo de dos siglos de romanticismo que incluyen desde los suspiros de Werther hasta el espíritu del mayo francés.

Aunque Faroni represente un concreto ideario artístico, su Círculo es bien ecléctico a la vista de los relatos recogidos en Quince líneas (por cierto, una  recopilación de estas características no debiera tolerar tópicos tan gruesos como  hablar de «pequeñas joyas literarias» y de «maravilloso sueño»). En la forma y  en el contenido se ve una notable variedad. En la forma —dentro del pie forzado,  claro, de la dicha longitud—caben desde una concepción tradicional muy cerrada  hasta desarrollos más recientes, abiertos e indefinidos. Predomina la alusión y la sugerencia. Hay poca voluntad investigadora en el lenguaje. En fin, muchas de  las piezas buscan el final sorprendente, insólito, brillante, que suele tenerse por  la piedra de toque de un buen relato.

En los contenidos, predomina un intimismo completo, quizás favorecido por la  extensión, y no deja de ser notable la ausencia de relaciones colectivas entre tantos textos.

Abunda la perspectiva que ve esos temas desde enfoques distanciados, de modo  que menudean la paradoja o la ironía sorprendente. También hay una cierta  inclinación hacia lo visionario y no falta lo metaliterario o lo lúdico. En general,  los autores se mueven en un fuerte escepticismo, cuando no una negatividad  radical, que aparece varias veces bajo capa de sarcasmo.

El conjunto de Quince líneas muestra, en primer lugar, las muy especiales dificultades de la narración tan en corto. Habría que saber qué materiales se han desechado en la compilación, pero si éstos son los más relevantes, la verdad es que el fruto apenas es discreto, aunque curioso.

Una reserva cabe hacerles a un buen puñado de los textos: bordean o caen en el peligro de que un relato se convierta en chiste, aforismo o muestra de ingenio. Acerca de los nombres incluidos, poco juicio puede hacerse con tan limitada materia, cuyo interés está sobre todo en su valor de muestra colectiva. No entiendo por qué la preferencia por incluir hasta cinco textos de una misma firma,  la de Hellén Ferrero, no precisamente de las más destacadas. De todos los  relatos, y por aquello de asumir el riesgo de la apuesta, los míos  predilectos son «Amar pronto», de autor anónimo,poético, imaginativo y bien resuelto, y  «Alucinación fatal», firmado por Gustavo Emilio Cosolito, de un vigoroso  surrealismo.

FIN  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s